Punto G Masculino

Punto G Masculino

de los hombres se encuentra en el interior del recto, a unos 5 cm del ano y en la pared que da hacia el frente, hacia la vejiga. Puede accederse a la próstata a través del ano, introduciendo un dedo. Traspasado el esfínter anal, se llega al recto.

Hay una forma de estimular el punto G masculino externamente, es presionando o masajeando el perineo, ya que existen aquí también gran cantidad de terminaciones nerviosas que hacen a esta zona absolutamente sensible y muy erógena.

La glándula de la próstata tiende a crecer con la edad, causando malestares como la opresión de la uretra y no dejar pasar la orina. Los hombres de 30 y 40 años pueden empezar a tener estos síntomas. La exploración del Punto G masculino es otra manera de ejercer medidas de prevención. Si notas algún cambio, no dudes contactar tu médico para descartar cualquier trastorno.